martes, 4 de junio de 2013

MAMI en JAPÓN (IV)

Y llegó a a casa. Venía cargadísima con una maceta que era algo así como un árbol con casetita para un pájaro de madera incluida y llena de plantas. Colgando de una mano, bolsas llenas de libros y en la otra algo más que no recuerdo. Parecía un árbol de navidad iluminado sólo con su sonrisa.
-¡Mami! Que aquí no se puede gritar así en la calle, que todos los vecinos deben estar asustados diciendo “extranjeros tenían que ser”.
Ni me escuchaba. Hablaba sin parar, tan rápido que llegué a creer por un momento que me estaba hablando en japonés. Me contó que había conocido a un montón de gente. Que las plantas me las traía de una floristería en la que me conocían; “Pero mami, qué dices, a mí no me conocen en ninguna floristería”. “Que sí Guada, que les expliqué que trabajabas en la radio , que eras Guada-san y ellas me dijeron claramente que te conocían”.
-Pero , ¿hablaban español?-le pregunté
-No!!!! Japonés!!!!!
Y sí , seguro que mi madre las entendió o ellas a ella, lo cierto es, que mi madre estaba feliz porque me conocían, porque había encontrado unos libros maravillosos en una tienda de segunda mano, porque ahora mismo iba a salir a comprar pan bimbo para hacerme un gazpacho…Y salió. Le di otra vez instrucciones precisas para que supiera ir al supermercado que estaba a solo unos metros de casa. Y tardó. Tardó un montón y llegó hecha un basilisco.  Me explicó que no había encontrado el supermercado por lo que se metió en una hamburguesería. Les había explicado (también en español) que solo necesitaba un pan bimbo para hacer gazpacho. Por supuesto, mi madre no sabía que en Japón es imposible que les pidas algo que se sale de su menú, quiero decir que por supuesto había pan bimbo porque había perritos, pero nunca te pueden vender un pan solo, sin salchicha, aunque te lo vendan al mismo precio. Es algo impensable. Así que no le quedó más remedio que comprar el perrito, abrir la caja, sacar la salchicha y decir “sayonara” . Aún hoy me sigo preguntando cómo ella lograba entenderles y cómo ellos la entendieron a ella…si es que lo hicieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada